Vídeos-Acciones
Entrevistas
   
  PDF (gratis) Ejemplar impreso
Comentarios-Facebook
Origen de LPR


Para que el transeúnte tuviese la certeza de que lo que recibía era un periódico gratuito, como el ADN o el Qué, La Pastilla Rosa destacaba en la portada “Ejemplar Gratuito”...
Selló 13 mil ejemplares
 
"Estando en la boca del metro de Gran Vía, le entregué un ejemplar de La Pastilla Rosa a un chico que, al terminar de bajar las escaleras, lo dejó sobre el pasamanos. El viento hizo que finalmente cayese al suelo. Me dolió. Doblemente. Verlo tirado y saber que ningún titular había sido leído. No pude evitar ir corriendo a su rescate y darle otra oportunidad para cumplir su cometido, antes de terminar olvidado en una papelera o una estantería. Así que lo sacudí y se lo entregué a la siguiente persona que me estiró la mano.
Después me di cuenta de que no hacía falta rescatarlos. De vez en cuando alguien dejaba un ejemplar a su suerte y otro viajero, en dirección contraria, lo cogía para que lo acompañase durante un café o quizá más. Sin embargo, en cuanto a lo que ocurrió en las profundidades del metro, sólo podría especular —la próxima semana descenderé para observar".
 
dio vida extra a La Pastilla Rosa.
 
"Hoy he voceado las noticias de La Pastilla Rosa por última vez. Ha sido una experiencia interesante que ya satisfizo mis expectativas relacionadas a esa acción. Por ejemplo, el martes de la semana pasada, en la Cuidad Universitaria, una estudiante me comentó que, dos días antes, me había escuchado vocear la notica “La Iglesia católica ha sido abolida en Bolivia” por el barrio de Lavapiés, y siguió creyendo eso hasta el momento en el que conversamos. No contrastar la veracidad de la información que oímos o leemos en nuestro informativo habitual es algo común en nosotros. ¿Qué hacer cuando todos los medios se ponen de acuerdo para vendernos algo como la necesidad de comprar la vacuna contra un supuesto virus? En todo caso, las historias de La Pastilla Rosa no buscan tergiversar la realidad, sino, ampliarla y matizarla, entre otras pretensiones".
 
 
"No todos los relatos se escriben usando un único recurso, como puede ser un bolígrafo, un punzón o una selección de fragmentos de epitafios. El que voy contando en las bocas del Metro de Madrid lo he escrito empleando una técnica mixta: el teclado del ordenador durante la fase previa a la edición y, el fin de semana pasado, un sello. Curiosamente, en lugar del sonido cadencioso de los impactos contra el papel, escuchaba los pensamientos de los personajes que leían las noticias camino al trabajo".
y, en algunas bocas del Metro de Madrid,
 
"La imprenta, para facilitar el trasporte de los periódicos, ata cada centena con dos cintas cruzadas. El operario coge cada fardo de esas cintas, dañando algunos ejemplares de arriba y de abajo. No se pueden vender, ni regalar. ¿Al contenedor de reciclaje? No. Reciclar es utilizar algo hasta su última posibilidad.
En las estaciones del metro, entrada la tarde, uno se suele encontrar con periódicos releídos sobre los bancos, y no falta la persona que les sigue sacando provecho.
Decidí dejar los ejemplares dañados de La Pastilla Rosa sobre los bancos y observar".
 
Y colorín colorado, esta historia no ha terminado...
Ese día soñó, mezclando pasado, presente y futuro.
 
La Pastilla Rosa
Autor: Rafael R. Valcárcel
Editorial: Iberoletras

   

La Pastilla Rosa

y del autor
Si deseas comentar... haz clic aquí.
Contactar Vídeos - Acciones PDF (gratis) Ejemplar impreso Noticias
 
 
 
 
© Pastilla Rosa
camisetas de futbol camisetas de Futbol camisetas de futbol baratas camisetas de futbol camisetas de Futbol camisetas de futbol camisetas de futbol camisetas de futbol camisetas de Futbol camisetas de Futbol camisetas de futbol camisetas de futbol baratas camisetas de Futbol camisetas de futbol baratas camisetas de futbol camisetas de futbol camisetas de futbol baratas camisetas de futbol baratas camisetas de futbol baratas camisetas de futbol baratas